Una habitación bien ventilada y sin ruidos, luz indirecta y tamizada, una superficie dura y acolchada para que sirva de soporte. Expertos en masajes eróticos en Ibiza dedican, antes de empezar una sesión, un tiempo muy valioso a cuidar toda una serie de pequeños detalles a fin de evitar interrupciones, permitir la concentración y facilitar el relax del cliente.

Antes de comenzar tu sesión, los profesionales en masajes eróticos en Ibiza harán lo posible por que te sientas cómodo y relajado, explicándote lo que van a hacer por si existe algún problema, así se evitan malentendidos o interrupciones inoportunas.

Lo ideal es una habitación limpia, ventilada, cálida y acogedora. La temperatura será de 22 a 25 grados, esta última si el masaje se realiza sobre el suelo. Evita, por tu comodidad, llamadas telefónicas que puedan cortar tu momento de bienestar.

La música de fondo a bajo volumen contribuirá a tu placer. La luz indirecta y tamizada. Los masajistas profesionales emplean una mesa hecha a propósito, acolchada, donde te tumbarás para tu deleite.

Si tu preferencia es el suelo, podrás recibir el masaje sobre una alfombra, una manta o una piel suave, grata y agradable. Eso sí, siempre que estén bien estiradas, no se arruguen ni sean deslizantes y tengan entre cinco y ocho centímetros de grosor.

Con objeto de evitar manchas si se emplean aceites, conviene que uses también una toalla de felpa.

En resumen, el masaje debe tener como soporte una superficie dura y acolchada, de modo que tu cuerpo no se hunda, pero que al mismo tiempo tenga comodidad. También es importante que la camilla, colchoneta o tabla sea accesible por todas partes para que la persona que te aplique el masaje pueda moverse sin tener que interrumpir las maniobras.

En Masaje Erótico Ibiza te recomendamos que el momento lo elijas tú, pues el mejor instante debe decidirlo quien va a protagonizarlo.